12 razones que llevan una empresa a la quiebra

Mucha gente sueña con tener su propio negocio, ser su propio jefe. Pero abrir un propio negocio no es tarea fácil. Mantenerlo y tener éxito, es más difícil aún. Pensando en ello, aquí se presentan algunas de las razones por las que su empresa puede quebrar, y algunos consejos de lo que NO debe hacer.

¿Es común no tener éxito y quebrar?

Esto varía de país en país, pero de un promedio de cada diez empresas aperturadas, seis cierran dentro de los cinco primeros años. Algunos de los principales motivos se enumeran a continuación.

Conozca las razones por las que su empresa puede fallar

1) No conocer a su público objetivo y el mercado existente

Antes de iniciar una empresa, es extremadamente importante realizar una investigación de mercado: analizar la competencia y la relevancia de aquel producto o servicio que se va a ofrecer al público objetivo. De acuerdo con expertos, la planificación previa a la apertura de un negocio lleva en torno a siete meses.

2) No tener inversores que crean en el producto / servicio

Los inversores son los primeros a los que el emprendedor debe vender sus “peces”. Si no creen en su idea, el negocio puede perder su principal fuente de recursos financieros.

3) No ofrecer un diferencial

Si el producto o servicio ofrecido no es algo innovador, es decir, si la competencia ya está ofreciendo algo muy similar, es crucial utilizar la creatividad para agregar valor, diferenciando su servicio / producto de los demás.

4) No conocer a fondo sobre el producto / servicio

Es muy relevante profundizar el área donde se mueve. No sirve la idea de ser buena si sólo hay una comprensión superficial sobre el tema. Este está entre los principales motivos que llevan a una empresa cuesta abajo.

5) No relacionarse bien con las personas

El ser un emprendedor demanda articulación con grupos diversos: inversores, socios, clientes, empleados, proveedores… No es bueno tener una idea genial y no saber relacionarse con las piezas clave que hacen engranar el negocio. Por otra parte, el conflicto entre socios está entre las primeras razones por las que su empresa puede fracasar.

6) No saber liderar

Un buen equipo está compuesto por personas dispuestas, capacitadas y diversa, con personas con habilidades de las más variadas que juntas van a construir un equipo poderoso para impulsar su negocio.

Es necesario entrenar su capacidad de liderazgo para conseguir mantener al equipo motivado y enfocado. La empresa depende del equipo tanto como depende del emprendedor.

7) Desconocimiento de finanzas

El trato con las finanzas va mucho más allá de la tesorería. No es un simple cálculo entre lo que entra y sale. Si el emprendedor no domina el asunto, es necesario adquirir conocimiento financiero antes de invertir todos sus recursos. Caso contrario, hay grandes riesgos de que el resultado sea pérdida de tiempo y dinero.

8) No oír al cliente

Es como dice el viejo dicho: el cliente siempre tiene razón. Esto no debe ser tomado sólo como cliché, sino que se debe poner en práctica constantemente.

Además del contacto presencial, Internet es una herramienta poderosa para ello: en ella, es posible acompañar las reacciones que los clientes registran en aplicaciones de recomendación de establecimientos, por ejemplo, o incluso en la página de su negocio en las redes sociales.

9) Cuestiones legales

No estar atento a las cuestiones legales es una de las principales razones por las que su empresa puede fallar. Abrir y mantener una empresa requiere una serie de cuestiones legales desconocidas por la mayoría de las personas. Por eso, es importante buscar apoyo especializado para no ser obligado a cerrar su empresa.

10) Ser terco y cerrado a cambios

La terquedad es diferente de la persistencia. La segunda opción es importantísima para montar un negocio. La primera puede llevar su negocio al fracaso. Es importante estar en el mercado, seguir las tendencias, los competidores y CAMBIAR de estrategia cuando sea necesario. No sirve insistir en lo que no está funcionando.

11) Agotamiento emocional

Uno de los motivos que llevan a una empresa a fracasar es el agotamiento emocional de quien emprende. La sobrecarga puede dejarte desanimado, desamparado, sin creatividad, sin condiciones de continuar. Respetar los límites es crucial, y recordar que nadie hace nada solo. Duerma bien y tendrá claridad.

12) No invertir en propaganda

De nada sirve tener un negocio genial, innovador, revolucionario, si no llega al público objetivo. Marketing es en lo que debe invertir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *