Top 3 películas basadas en videojuegos que esperamos con ansias

¿Real o fake? Mucho se ha hablado de la experiencia que brinda un videojuego, dando al jugador una sensación de formar parte de la historia mucho más íntima de la que pueda brindar el cine. Por esa razón, cada vez que existe un acierto con respecto a los juegos de vídeo se comienza a fantasear con el hecho de trasladarlo a la gran pantalla.

Peliculas basadas en video juegos

Hemos tenido videojuegos increíbles con cinemáticas que nos han quitado el aliento en sagas como Starcraft, Warcraft o Diablo, historias muy bien armadas como Metal Gear, Max Payne o XIII, nos hemos llevado más de un susto con Silent Hill, Resident Evil o Outlast, hemos explorado mundos enteros con Link y Samus y muchas otras experiencias que, en algún punto, nos hicieron imaginar: “¿Qué tal una película de esto?”

Algunas llegaron al cine, con más desaciertos que aciertos como Warcraft o Max Payne, otras tuvieron éxito en taquilla por lo que hizo el juego aún cuando no se le fuera enteramente fiel como Resident Evil y otras se han quedado en simples fantasías como Zelda y Metroid.

Nathan Drake y todo lo que tenga que ver con el oro

Uncharted es una serie de videojuegos que vería su primera entrega en 2007 a cargo de Naughty Dog y sería lanzado en exclusividad para PlayStation 3 ya que, la mencionada compañía, trabaja como filial de Sony Entertainment.

Se trata de un juego de acción-aventura donde iremos descubriendo increíbles escenarios y eliminando piratas que se quieren llevar nuestro tesoro, aún cuando, nosotros mismos, no seamos precisamente el bueno de la historia. Estos tesoros, que varían en color y forma, tienen hasta maldiciones milenarias que son desencadenadas una vez que son desenterrados de la parte del globo terráqueo donde hayan sido dispuestos, motivando a salvar el mundo lo que empezaría como una búsqueda del tesoro.

Tom Holland está rumoreado para darle vida a Nathan Drake en la película de este título. Si nos basamos en antecedentes de películas que hayan sido lanzadas con el nombre de un videojuego no encontraremos alguna entrega que haya sido medianamente satisfactoria. Se han dispuesto escenarios escoceses e irlandeses para recrear las aventuras de Drake, sitios donde también se filmaron partes de Star Wars o Game of Thrones. Solamente queda esperar y confiar en que sea una de esas sorpresas inesperadas.

La nación libre de fronteras

Metal Gear cuenta con una de las tramas más enredadas de la historia de los videojuegos, quizás no tanto por la complejidad de temas, ni por su narrativa que claramente no es lineal sino por la interpretación que se le pueda dar y la manera en que tantos nombres en código pueden llegar a confundirse.

En el videojuego somos un soldado que, por lo logrado, se ha convertido en una leyenda en vida. Para llegar a eso tuvo que tomar el puesto de su mentora por órdenes del gobierno de los Estados Unidos lo que crea un torbellino de sentimientos en nuestro personaje y termina desertando para crear una nación militar libre de fronteras que ayudaría a quienes lo necesitaran cuando lo necesitaran.

La complicación viene cuando Kojima comienza a enredar hábilmente qué Snake es cuál y en qué momentos hizo qué cosa porque resulta que nuestro Snake del primer videojuego termina siendo el villano en una cronología muy bien narrada. Luego se da a entender que utilizó a un doble y que realmente nunca hubo buenos ni malos sino puntos de vistas encontrados. Sin dudas un videojuego que no tiene ninguna pérdida.

¿Puede una película lograr este nivel de complejidad? ¿Cuántas entregas hacen falta? La pregunta que resumiría todo: ¿Puede una adaptación a Hollywood estar a la altura de una leyenda de los juegos de vídeo? Lo que se conoce hasta ahora es que la apuesta que suena fuertemente para el papel del soldado legendario es Oscar Isaac que recientemente interpretaría a Poe Dameron en la última trilogía de Star Wars.

Un sitio que materializa tus miedos y culpas

La gran brecha entre Resident Evil y Silent Hill se cierra cuando interpretamos al último como algo que perfectamente puede habitar en nosotros. Silent Hill no es más que la representación de todas esas energías negativas que reprimimos en nuestro interior y no nos deja avanzar. De allí la niebla y el gran número de apariciones que nos provocaron más de un salto en la PlayStation 1, la 2, la 3 y el proyecto cancelado del Play 4 que contó con la colaboración de Guillermo del Toro y Norman Reedus.

La narrativa es la misma y fue descrita en el primer párrafo, de alguna manera nuestros protagonistas terminan en Silent Hill para enfretarse, precisamente, a esos fantasmas. Este sitio daría vida a uno de los villanos más memorables de los juegos de vídeo: Pyramid Head en la segunda entrega.

Este videojuego ya ha tenido dos adaptaciones: una llamada igual que el juego y Terror en Amityville, esta última narra cómo se creó un culto que mantiene a raya a la maldición de Silent Hill. Ninguna contó con lo que las entregas jugables lograban hacer sentir en los espectadores.

De cualquier modo fue confirmada una entrega más reciente que, al parecer, contará con la participación del mísmismo Hideo Kojima, con Del Toro y Reedus para darle vida a aquel proyecto que quedaría a medias pero que, con seguridad, quedó vivo en más de un jugador que haya probado el Playable Trailer de Silent Hills.